Home

En los últimos cinco años, especialmente en los dos últimos, todas las instituciones europeas (la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo y el Comité de Regiones) han debatido sobre los riesgos asociados a la extracción de combustibles fósiles no convencionales (incluyendo el gas pizarra) en relación con la utilización a gran escala del fracturamiento hidráulico,  también conocido como “fracking”.

Se han concedido cientos de licencias a compañías de petróleo y gas de todo el continente europeo, por lo que era urgente debatir los posibles impactos de la técnica del fracturamiento en el medio ambiente, en el clima y en la salud pública.

El capítulo sobre medio ambiente del tratado de la Unión Europea es de crucial importancia en el debate europeo sobre los impactos del fracturamiento hidráulico y otros combustibles fósiles no convencionales en el clima,  el medio ambiente y la salud pública:

  • “La política de la Unión Europea para el medio ambiente debe contribuir a la búsqueda de la prevención, protección y mejora de la calidad del medio ambiente, salvaguardando la salud del ser humano.”
  • “La política de la Unión Europea sobre el medio ambiente debe aspirar a conseguir el mayor grado de protección posible teniendo en cuenta la situación de todas y cada una de las regiones. Debe basarse en procedimientos preventivos y en los procedimientos en los que las acciones preventivas deben tomarse, que los daños medioambientales deben primordialmente corregirse desde la raíz  y que ql contaminador debe pagar.”

Por lo tanto, en esta legislación, la Unión Europea debe abordar todos los problemas medioambientales. Este hecho implicaría adquirir una posición más severa en los procesos europeos que amenacen  el medio ambiente y la salud humana.

El tratado reconoce “los derechos de cada Estado Miembro de determinar las condiciones de explotación de sus recursos energéticos [y] de su elección entre las distintas fuentes de energía”. Sin embargo, el tratado deja igualmente claro que las decisiones nacionales, por ejemplo, la explotación del gas pizarra y otros combustibles fósiles no convencionales, deben realizarse “sin perjuicios” para la el deber de la Unión Europea de proteger el medio ambiente.

El Parlamento Europeo ha votado en dos informes sobre este problema. En primer lugar, el Comité de las Regiones. En segunda lugar, la Comisión Europea, la cual ha publicado cinco estudios y, en 2013 que resaltó la necesidad de afinar el borrador regulatorio actual de la Unión Europea y adaptarlo a la realidad específica de la extracción de combustibles fósiles no convencionales. Sin embargo, en el Parlamento Europeo del 2012 se rechazó el voto a introducir una moratoria dentro de la resolución para  la utilización del fracturamiento, incluso existiendo el apoyo de, como mínimo, el 40% de los  eurodiputados.

No obstante, hubo llamamientos desde varias direcciones para que la legislación medioambiental europea se reajustara. Así, el Parlamento Europeo hizo fuertes recomendaciones, la Comisión Europea publicó estudios que dieron instrucciones específicas y una consultación pública sobre el gas pizarra en 2013 dio lugar a peticiones claras.

Aún a principios del 2014, las instituciones europeas decidieron no tomar ninguna acción firme para direccionar los riesgos de este proceso industrial tan controvertido. Solo varias recomendaciones no obligatorias se transfirieron a los Estados Miembros.

Este no es el final de la historia. La Comisión Europea revisará la puesta en marcha de estas recomendaciones por cada Estado Miembro en septiembre de 2015 y los problemas relacionados con los combustibles fósiles no convencionales estarán sobre la mesa durante el próximo mandato del Parlamento Europeo. Además, los eurodiputados votarán varios acuerdos de libre comercio (en particular con los Estados unidos y Canadá) que en estos momentos están en proceso de negociación por la Comisión Europea.

Es preocupante que varias de estas negociaciones incluyen cláusulas que podrían permitir a las  compañías de gas y a las petroleras desafiar a la legislación medioambiental europea.  Podrían deshacer todos nuestros logros en la campaña anti-fracturamiento, tanto a nivel regional como nacional (prohibiciones en Francia y en Bulgaria, prohibiciones regionales en España, Holanda y Alemania, una moratoria en Alemania, Irlanda y la República Checa, y una legislación más fuerte en Alemania y Lituania).

Somos capaces de influenciar las decisiones del futuro. Durante las inminentes elecciones europeas,  tenemos la oportunidad de asegurar que nuestras voces quedan representadas por el Parlamento Europeo que salga elegido.

  • El Parlamento Europeo necesita eurodiputados que luchen por los intereses públicos independientemente de cualquier interés empresarial.
    El Parlamento Europeo necesita eurodiputados que luchen por los intereses públicos y por la democracia en contra de la excesiva influencia que ejerce la presión a favor de los bancos y de los grandes negocios.
    El Parlamento Europeo necesita eurodiputados que apoyen una moratoria al fracturamiento hidráulico y que se opongan a las tentativas de las compañías petroleras y de gas de cuestionar la legislación medioambiental incluyendo cláusulas en los acuerdos comerciales a venir que pudieran darle derechos excesivos.

Es por ello que, en vísperas de las elecciones europeas, estamos lanzando una campaña pidiendo a los candidatos a tomar una posición clara y pública contra el fracturamiento, la extracción de otros combustibles fósiles  no convencionales, así como contra los acuerdos de libre comercio que están  bajo negociación.

Los grupos de la campaña de cada país europeo que se opongan al fracturamiento, el gas pizarra, etc. pedirán a sus candidatos ratificar y firmar una declaración a favor de una Europa libre de combustibles fósiles no convencionales. Esta declaración podrá ser utilizada por los candidatos en los mítines, asambleas y debates públicos durante la campaña electoral europea. Será una declaración fundamental de su compromiso con una  Europa libre de fracturamiento hidráulico y otros combustibles fósiles no convencionales. Los candidatos implicados recibirán el logo, junto con el badge del “fack-free Europe”.

Posted in: EspañolComments Off on Campaña Europea 2014 por una “Frack Free Europe”